MALUMA REGRESA A SUS RAÍCES MUSICALES EN “ADMV”

El nuevo tema del paisa refleja el motivo por el cual comenzó su carrera musical. Asimismo, es una introspección a sus 10 años en la industria. ¿Hasta dónde llega Maluma y en dónde comienza Juan Luis?.

“ADMV”, su nueva canción, de alguna manera es un balance y una retrospectiva que hace de su carrera. ¿Cuál es la intención del tema?

Es una canción muy especial y bonita que nació de la nada. Me fui a un campamento musical en Jamaica, con algunos productores y compositores, porque estaba trabajando en mi siguiente disco, pero tenía que irme a Las Vegas porque estaba nominado a los premios Grammy, pero por cosas del destino no pude y me sentí muy triste al no cumplir ese sueño. Después, me dije que no podía ponerme triste, reacomodé mis prioridades en la vida y ahí fue donde me di cuenta que uno de esos era encontrar ese “Amor de mi vida” o “ADMV”.

¿Qué otras prioridades tiene en su vida?

O sea, más que prioridades fue pensar en mí. Saber con quién quiero envejecer o qué planes quería para mi futuro que no tuvieran nada que ver con mi carrera musical, porque ya tenía una pequeña obsesión con ella y le dedicaba todo el tiempo, así que dije que tenía que darle una importancia a mi ser, a reconocer quién es Juan Luis en esencia y qué es lo que quiero para mi futuro.

Hay una escena del video donde usted aparece veterano y está lanzando unas cenizas a la nada. ¿Cuál es el concepto que tiene de la muerte? No le tengo temor a la muerte y mi mamá me alega por eso. Siempre le digo a mis familiares que cuando me muera no quiero verlos tristes ni llorando, sino felices, que me recuerden de la mejor manera. Para mí la muerte representa vida y es algo que se celebra, sé que para todos no es así, porque estamos acostumbrados a que es algo triste.

Es una canción muy personal en la que solo escuchamos el sonido de su voz y las cuerdas de una guitarra.

Claro, porque quería que fuera especial. Quería que mi primer sencillo de este año fuera diferente, algo que la gente no se esperara, y por eso la dejamos así. Tratamos de hacerle varias producciones, pero la canción no transmitía como lo hace solo con la guitarra.

Ya había tenido algunos contactos con las baladas y con la música guitarreada en sus álbumes pasados. ¿Fue fácil el reencuentro con este estilo de música tan, por así decirlo, desnudo?

Sí, siempre he sido así. Desde que empecé a escribir música siempre había sido guitarra y voz porque es la mejor manera para mí. Casi todas las canciones de mi carrera han nacido desde la guitarra de una manera muy desnuda.

La canción contó con la colaboración de dos grandes como Édgar Barrera y Vicente Barco. ¿Cómo le va con la coautoría? ¿Le gusta escribir solo o    acompañado?

Me gusta mucho aprender. Aquí en mi casa tengo el estudio montado y varios amigos vienen a trabajar, obvio que no con esta situación, pero sí me hace falta como ese compañerismo con los muchachos para discutir sobre ciertos detalles de las canciones y esas cosas.

Estaba en un proceso de experimentación cuando surgió esta canción. ¿Qué sonidos y elementos nuevos encontró en Jamaica?

Fue la mejor experiencia musical que he tenido en mi vida. Nunca había vivido la música de esa manera. Me fui para eso, a conocer las raíces de mi género, conocer el espíritu de Jamaica, el de Bob Marley, he sido un gran fanático y quería conocer toda la cultura general. Me nutrí de una manera increíble y fue la mejor inversión que pude hacer para mi nuevo disco.

“ADMV” es una balada y hace poco cantó una versión muy melódica de “Carnaval”. ¿Esto es un indicativo de lo que puede venir en la música de Maluma?

No, mi próximo disco es todo lo contrario. Es algo muy experimental, muy diferente a todo lo que hecho. Me monté en ritmos que yo jamás pensé que iba a hacer. Es un trabajo muy rico musicalmente, pero es algo diferente. Espero poder lanzarlo por ahí en agosto o septiembre.

Usted es alguien que está acostumbrado a grandes escenarios, pero durante su presentación en “Un mundo: juntos en casa” no tenía un público real, sino virtual. ¿Cómo se sintió al bajar de la tarima?

Fue muy raro y loco porque mi hermana estaba haciendo el video y ella era la única persona que hacia parte del público. Entonces, era como si le estuviera dando un concierto a ella. Fue algo extraño, pero lindo, porque sentía que solo estábamos los dos. Al final resultamos siendo millones de personas.

Es uno de los principales exponentes del género urbano en el mundo. ¿Le gusta lo que está pasando con el reguetón hoy en día?

La verdad siento que hay productos muy pobres musicalmente, pero los admiro. Creo que no soy una persona cerrada, tampoco me gusta juzgar, pero me gustaría que el nivel subiera un poquito más, porque esto es una competencia sana y me gusta ver que todo el mundo haga música de buena calidad. Siento que el reggaetón, o la música latina, está pasando por su mejor momento, eso es indiscutible, y ser parte de eso me llena de orgullo y mucho honor.

Este ya sería su quinto álbum de trabajo. ¿Cómo ha sido la evolución de Maluma?

El tiempo pasa volando. He visto de todo, he tenido miles y miles de experiencias en los estudios, he conocido a grandes productores, compositores, he llegado a trabajar con los más grandes, pero también se siente bonito que a pesar de todo esto sigo trabajando con las personas que me vieron nacer, los que estuvieron conmigo desde el día 1. Sigo muy arraigado a mis raíces y siempre trato de llevar a ese Juan Luis que todos vieron crecer.